Hábitos que te hacen perder pestañas

Las pestañas, al igual que todo el vello del cuerpo, tienen un ciclo de crecimiento y de vida. Sin embargo, las pestañas tienen menos fuerza que el cabello y son más susceptibles a caerse. Es normal perder entre 1 y 4 pestañas al día de manera natural, pero hay ciertos hábitos que pueden estar haciendo que pierdas más pestañas de lo normal. Te contamos 5 de ellos, los más comúnes:

  1. Frotas muy fuerte al remover tu maquillaje

Sabemos que el rímel puede ser uno de los productos más difíciles de remover con sólo lavar la cara y por esto casi siempre es necesario recurrir a un removedor de maquillaje a base de aceite y un algodón. Está bien, porque de esta manera te aseguras de estar removiendo por completo el rímel para que no se sequen tus pestañas, pero hay una manera correcta de hacerlo y es con movimientos verticales hacia abajo y moderando tu fuerza. Recuerda que además de que las pestañas pueden ser frágiles, la piel del contorno de los ojos es la más delicada y sensible así que debes tratarla con cuidados especiales. Si utilizas un rímel demasiado difícil de retirar, humedece dos algodones con el removedor en aceite y colócalos por dos minutos en sobre los ojos para que el producto se vaya disolviendo y sea más fácil de retirar sin frotar.

  1. Duermes con el maquillaje puesto

Dormir con el maquillaje puesto es malísimo para tu piel, en otros artículos lo hemos explicado pero lo repetimos porque es una de las principales causas de piel dañada y de la caída de pestañas. Hay dos puntos importantes que saber: dormir con rímel no permite que tus pestañas respiren y esto las debilita, la otra es que las hace más propensas a romperse por la fricción que ocurre en las noches con la almohada.

  1. Arrancas pestañas al remover las pestañas postizas

Sabemos que las pestañas postizas pueden cambiar toda tu imagen en segundos, pero al retirarlas debes de poner mucha atención en la manera en que lo haces ya que el pegamento que tienen puede ser demasiado fuerte y llevarse pestañas naturales al ser despegadas. Lo más conveniente es que uses un removedor especial para pestañas postizas o un limpiador a base de aceite para aflojar el pegamento en la base de las pestañas.

  1. Sólo usas rímel a prueba de agua

El rímel a prueba de agua es un gran producto para tener en tu equipo de belleza, pero no es recomendable usarlo todos los días ya que los ingredientes que contiene para hacerlo más duradero pueden secar tus pestañas y hacerlas más débiles y propensas a romperse.

  1. No perdonas un día sin enchinar tus pestañas

El enchinador de pestañas pone fuerza en ellas y puede jalarlas, sobre todo si lo usas después de aplicar el rímel. Recuerda rizar tus pestañas antes de ponerles rímel para no quebrarlas. Si quieres conocer algunos consejos para rizar tus pestañas sin dañarlas da click aquí.