Cafeína y Ginseng para la regeneración capilar

Una cabellera abundante, fuerte y brillosa hablan de una persona saludable y un sistema inmunológico óptimo. El cabello sano y de regular crecimiento se basa en un número de factores que incluyen vitaminas, minerales y buena absorción de nutrientes.

Tomar medicamentos con regularidad, la genética, deficiencias nutricionales y enfermedades pueden afectar la salud capilar negativamente. Dos ingredientes naturales que debes tener en mente cuando estás buscando estimular el crecimiento del cabello y combatir su caída son la cafeína y el gingsen. Te contamos por qué…

LA CAFEÍNA

 Es un compuesto natural que se encuentra en varias plantas. Tiene la capacidad de interactuar con los folículos del cabello, ayudando a guiar su comportamiento y regulando el crecimiento.

Un estudio publicado en el International journal of dermatology en 2007 encontró que la presencia de cafeína en sus cultivos de laboratorio estimuló los folículos pilosos, lo que resulta en un incremento en el crecimiento del cabello.

Además, la cafeína tiene el poder de potenciar el nacimiento de nuevos cabellos que nacen mucho más sanos y fuertes. Para lograr este efecto, se deberían beber ¡entre 45 y 50 tazas de café al día! Como esto es imposible, la cosmética ha desarrollado tratamientos que contienen la cantidad necesaria de cafeína en su composición y que logran los mismos resultados en el folículo capilar. Lo único que se debe tener en cuenta es su uso diario

EL GINSENG

 El ginseng es una hierba nutritiva perteneciente a las 11 especies de plantas perennes en crecimiento lento de la familia Araliaceae. Es una planta medicinal con raíces carnosas que florece en Siberia y el norte de China y Corea.

 Es conocido por estimular el crecimiento del cabello. Es considerado un anti-apoptótica, quiere decir que mejora la proliferación de células de la papila dérmica, por lo tanto, su aplicación tópica mejora la capacidad de regeneración del cabello.  Se estimula el crecimiento del cabello mediante la estimulación del flujo sanguíneo al cuero cabelludo. También mejora la salud de los folículos pilosos y las células, combatiendo la caída del cabello.

La caída del cabello es a menudo asociada con un sistema inmunológico débil. Un sistema inmune saludable permite al cuerpo combatir las infecciones y enfermedades, promoviendo así la salud en general, incluyendo la salud del cabello. Pero cuando el cuerpo está ocupado reparándose a sí mismo, se vuelve incapaz de realizar otras funciones como el crecimiento del cabello que finalmente resulta en la pérdida de cabello.

Tanto ingerido como en su aplicación tópica, el ginseng facilita la circulación sanguínea adecuada y una óptima absorción de oxígeno por la sangre.