Composición del cabello humano

 

 

Composición del cabello humano

El cabello es un filamento que se extiende desde el cuero cabelludo por medio de los folículos. Cada uno de nuestros cabellos tiene distintos elementos, la queratina es uno de los más importantes.

El cabello se divide en 2 partes: raíz y cuerpo. La raíz empieza en el cuero cabelludo, en el folículo que contiene glándulas que producen sebo y  la papila dérmica que es la base del folículo que se encargan de proveer los nutrientes necesarios para que el cabello crezca.

El cuerpo es la parte que se ve fuera de la piel. Está formado por 3 capas: médula, compuesta por un núcleo de células centrales, una capa de fibras de proteína llamada corteza y una capa superior de células de queratina llamada cutícula.

 

 

Una hebra de cabello está compuesta de proteína en un 91%, formando una cadena de amino ácidos unidos por cadenas de polipéptidos y 3 tipos de uniones: hidrógeno, sal y sulfuro. Las de hidrógeno y sal son la mayoría pero también son las más débiles y las más vulnerables al calor y a la humedad.  Otros componentes del cabello son carbón, oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y sodio.

El cabello crece así: en el folículo nacen nuevas células que se van acumulando unas sobre otras, empujando la hebra de cabello fuera de éste. Entonces, en teoría el cabello que vemos ya fuera del cuero cabelludo está ya muerto. El crecimiento del cabello varía en cada individuo dependiendo de su genética, la edad, la dieta y el medio ambiente. En promedio crece 0.3mm por día y crece al mismo ritmo en toda la cabeza. En climas calurosos crece más rápido que en climas fríos y la mejor edad para el crecimiento del cabello es entre los 16 y los 24 años.

Los productos que usamos con calor actúan directamente sobre las uniones de hidrógeno y sal, y lo que hacen es cambiar la forma en que se curva el cabello. Con tratamientos permanentes, los químicos actúan sobre las uniones de sulfuro para romperlas y reformarlas.